Todos nacemos con ciertos derechos, como individuales estos derechos son intrínsecos para el bienestar de la sociedad en que nos movemos. Con estos derechos civiles perdemos ciertas libertades engendradas en nosotros por la naturaleza. Este concepto es respectivamente, nuevo ya que la historia nos muestra las violaciones de los derechos humanos en muchos niveles; hoy día no se ve por completo una sociedad donde se respetan estos derechos. En Sur América, se ve desde la colonización la violación de los derechos humanos muy claro y aún más dentro de los años de la dictadura, de un punto de vista moderno. Pero el concepto de los derechos humanos no existía en Latino América. Los ciudadanos tuvieron que pasar por momentos sanguinarios para reconocer estas transgresiones como crimines contra la humanidad y esencialmente una violación contra los derechos humanos. El individuo ciudadano tenía que aprender a protegerse contra el gobierno y seres quienes amenazaban su persona. Fue por la concertación de la democracia como un contrato entre ciudadano y gobierno, los varios gobiernos que no cumplieron este trato con los respetados ciudadanos, y la rebeldía de los ciudadanos contra estos gobiernos que hizo que la población profundizara sus derechos dentro de la sociedad y nacieran las reds que hoy funcionan para proteger a estos individuos.
Empezando con la historia de la política griega ya se ve un sistema de desventaja contra los que no compartían el perfil del ciudadano; hombre de estatus con considerable capital. El congreso nació de la necesidad de los ciudadanos tener algún sistema para protegerse contra la muchedumbre. Es decir, contra el caos que resultaba del no vivir en un estado sin leyes donde su persona y sus propiedades no eran protegidas. La democracia nació de este estado-nación añadiendo los avances del iluminismo y de contratistas como Thomas Hobbes, John Locke y Jean-Jacques Rousseau. Fue por la revolución francesa que estos obtuvieron una clara definición de la relación entre gobierno y ciudadano ya que hasta este punto en la historia habían gobernado en el Oeste los monarcas. Para Latina América la fundación de la democracia en Europa y los Estados Unidos hizo que los lazos de colonialismo se rompieran con los países europeos. El colonialismo infringía los derechos de los criollos a ser soberanos y estos buscaban este derecho. Se establecieron republicas para proteger el bienestar de los ciudadanos. Ciudadanos en estos gobiernos eran los hombres criollos, blancos, con poder capital. De aquí empezaron las búsquedas para el derecho, el derecho al voto, a tener propiedad, a poder proteger esta propiedad y mucho más.
La revolución industrial fue también otro movimiento que cambio la relación del gobierno y sus ciudadanos. Esta revolución cambio el mercado y nació el capitalismo bajo la influencia de economistas como Adam Smith. Aquí las violaciones fueron contra el trabajador ya que no existían leyes para proteger al empleado de la posibilidad de herirse en el trabajo o de un salario justo para mantener su bienestar (este problema todavía existe en la mayoría de Sur América.) En países como los Estados Unidos e Inglaterra se hicieron leyes contra los abusos del empleado. La revolución democrática e industrial son ejemplos de que la legislación vigente al momento de las mismas no preveían cómo establecer alguna violación como una contra los derechos humanos y evitarla tiene que existir la violación primero. Siempre tiene que haber una violación de algún derecho para establecer una ley para asegurar que no vuelva a suceder. Esto paso con la segunda guerra mundial, donde la sociedad post los actos de genocidio de los nazis formo bajo las naciones unidas y el trato de los derechos humanos que promueven y protegen los derechos naturales de los seres humanos en cualquier país.
El avance económico del capitalismo cambio el progreso financiero de los países Sur Americanos. Los países que tuvieron dictaduras se beneficiaban de algo que los otros países en Sur América no tenían; un poder capitalista muy bien desarrollado. Alrededor de los sesenta este poder se cuestiono ya que el comunismo y el socialismo habían llegado al hemisferio occidental por la revolución cubana. El comunismo despertó las desigualdades que se encontraban en la sociedad. En Uruguay la formación de los Tupa- maros bajo la influencia de la revolución cubana formo una guerrilla y luego el Movimiento de Liberación Nacional que confrontaba estas desigualdades. Con la democracia existe un contrato, donde el gobierno trabaja para mantener al ciudadano salvo de todo peligro y mantener su bienestar, los gobiernos Sur Americanos no estaban cumpliendo su deber así que el comunismo y socialismo eran propuestas para cambiar la situación. El colonialismo económico todavía estaba en vigencia, ya que las economías de Sur América eran como antes susceptibles ante las demandas del mundo. Esto creó una vació muy grande entre los pobres y los ricos. El dinero compra los derechos que se supone uno nace y asegura los ciudadanos de que habrá orden. El miedo de vivir en un caos mantuvo el estatus quo por mucho tiempo.
Las dictaduras surgieron para asegurar que las economías de estos países no fracasaran. Vinieron para restablecer el poder y el orden de los años de oro de los cincuenta; sí trajeron el orden pero se llevaron los derechos de los civiles. La subversión que cayó fue completa donde a diario se impuso medidas de control que se efectuaron para mantener el orden que muchos buscaban. Hay tres maneras en que se violan los derechos humanos: 1) crímenes de guerra, 2) genocidio y 3) crimines contra la humanidad. Es difícil clasificar las violaciones que ocurrían a diario, ya que la detención y secuestros de miles no fueron las únicas maneras en que se cometieron crimines contra las sudamericanos. No hubo ninguna forma democrática para elegir los gobernantes. Este se lleva un derecho importante, el de poder elegir. Con la democracia este derecho se ha ido desarrollando ya que este modelo político promueve la participación total de todos los ciudadanos y bajo este sistema no tener este poder es una injusticia y violación.
Las victimas de la dictadura fueron todos, aunque en las sociedades de Brasil, Chile, Argentina y Uruguay de hoy no todos los ciudadanos al recordar la dictadura son conscientes que fueron violados los derechos de todos, no solamente de los opositores que fueron desaparecidos, encarcelados o asesinados. La sociedad entera fue victima de acciones represivas legitimadas por leyes. Los miembros de la sociedad vivían con miedo de ser denunciados, una táctica empleada por el ejercito para crear en la sociedad un sistema de inseguridad, temor por poder ser denunciado por su propio vecino por cualquier acción “subversiva”. Aunque el derecho principal que fue violado fue el derecho a la vida. Esta violación se encarno por las muertes sin justificación, donde las familias quedaban sin respuestas de por qué murieron sus padres, hijos, nietos etc... Se violo el derecho a la vida por medios de tortura en niveles psicológicos, físicos y sexuales. Además la libertad, el eje más importante de la vida, fue violada por medios de detenciones arbitrarias, exilio del país o dentro del país a zonas remotas, y el uso de amenazas. Fuera de esta esfera se puede ver cómo todos fueron victimas, ya que estos ciudadanos tuvieron que vivir en un estado que trataba de cambiar la estructura social completa sin el consenso del pueblo que mandaba. El gobierno censuraba los medios de comunicación, los libros, la educación, y fortaleció un sistema político rígidamente jerárquico cuya vocación era el progreso económico para las industrias importantes de cada país y que se legitimo por esta razón como gobierno eficaz bajo el ojo del mundo. En fin, un “Leviatán”, que como papá protegía a sus hijos con una mano dura, porque sabía lo que le convenía. Pero establecieron un ejército de ocupación que operaba bajo un sistema de terror. El gobierno tiene que ocuparse de proteger la libertad, la justicia y la paz. Las dictaduras establecieron una “guerra interna” donde el enemigo se encontraba dentro de la sociedad, que según estas eran enemigos: los partidos izquierdistas, los estudiantes, personal universitario, y miembros políticos que denunciaban el terror y los hechos del ejército. La justicia bajo la dictadura no existía ya que cualquier infracción no iba frente la corte civil sino ante la institución militar. De esta manera más de 30,000 personas fueron asesinadas por el ejército.
Paralelo a los actos contra los derechos humanos surgió una oposición. Esta oposición tenía muchas caras, la iglesia católica, como en el caso de Chile. En Argentina y en Uruguay los familiares de los desaparecidos, Amnistía internacional y de las embajadas que puso al descubierto para todo el mundo, las injusticias contra la humanidad en el cono sur finalizo el apoyo internacional, como en el caso de Uruguay donde se paro la venta de armas a este país por presión de estas organizaciones. También hay que tener en cuenta las pequeñas victorias de desafió contra las reglas rígidas que lograban los ciudadanos. Se establecieron puntos de comunicación entre las victimas indirectas, las personas que de gentes desaparecidas o detenidas, donde compartían las verdades con todos hasta que el poder de las dictaduras cayera con la instalación de la contra-conformidad al los aparatos gubernamental del pueblo.
La transición a la democracia después de tanta opresión no alivio la problemática para las red de derechos humanos, ya que los gobiernos después de las dictaduras operaban (y en el caso de Chile sigue operando) bajo leyes dictadas por el ejercito. En Argentina se dio casi inmediatamente juicios contra los generales del ejercito pero mucha información a quedado sin ver la luz y en países como Uruguay. Muchos de estos casos no se han podido realizar por leyes que tratan de olvidar esta parte oscura de su historia. Ahora, con la desclasificación de información se ve a diario por los medios de comunicación e investigaciones información que revela las verdades que muchos llevan en los corazones pero que no son aceptadas por la justicia, por falta de evidencia. Más que nunca esta información revela un pasado donde las violaciones de los derechos humanos llegaron a niveles impensables pero que dejaron una clara definición de lo que son los derechos humanos y la responsabilidad que tiene el gobierno con el ciudadano.

Bibliografía

Marchesi, Aldo, Vania Markarian, Alvaro Rico y Jaime Yaffé. El Presente de la Dictadura-Estudios y reflexiones del Golpe de Estado en Uruguay. 2004, Ediciones Trilce.

O’Donnell, Guillermo. Contrapuntos Ensayos escogidos sobre autoritarismo y democratización. 1997, 1ª. Edición. Editorial Paídos SAICF.

Padilla, Elias. La memoria y el olvido: Detenidos Desaparecidos en Chile. 1995, Ediciones Orígenes.

Ruiz, Marisa. La Piedra en el Zapato Amnistía y La Dictadura Uruguaya. 2006, Universidad de la Republica.

***(Tengo apuntes de mis profesores que forman parte del Centro de Estudios Interdisciplinarios Uruguayo-CEIL- que contribuyen a la información que presento en esta reflexión)